Pánico escénico

Pánico escénico

-“Ismael, tengo un problema: unos momentos antes de hablar en público, ¡enloquezco!”

-“Normal.”

-“Ahh, pensé que era el único. ¿Conoces a alguien más que sufra de pánico escénico?”

Los nervios al hablar han sido un problema normal incluso en los oradores de renombre. Es importante tenerlo presente para no caer en la trampa de pensar que solamente tú te pones nervioso. Lo que te pasa a ti, es “más de lo mismo”.

Éste video no tiene como fin burlarse del orador sino mostrar que el miedo escénico es un obstáculo habitual incluso para las personas acostumbradas a trabajar con las cámaras.

Michael Bay es un reconocido productor y director de cine (productor de Transformers, director de la próxima película de las tortugas ninja).

Los oradores vienen confesando -desde tiempos inmemoriales- que en sus primeras presentaciones tuvieron que luchar a brazo partido contra sus propios nervios. Algunos de ellos han llegado al extremo de pedir la palabra y, una vez cedida, no poder emitir sonido alguno. Esto fue exactamente lo que le ocurrió a Winston Churchill la primera vez que pidió la palabra en la cámara: se puso de pie, no pudo hablar, se sentó humillado.

Si me pusiera a enumerar célebres oradores que sufrieron de pánico escénico agotaría la tinta de todas las lapiceras que tengo sobre mi escritorio, y son unas cuantas. Comenzaría por los griegos, terminaría en el presente, y no habría blancos en ese espacio de 2.500 años.

Todo lo que he dicho hasta ahora es para que comprendas que el hecho de que sientas miedo al hablar no significa, en modo alguno, que no hayas nacido para tomar la palabra. Muchos (¿todos?) los oradores grandes se pusieron nerviosos, antes, después o siempre. Entonces:

El sólo hecho de que sientas nervios al hablar delante de otras personas no significa que no hayas nacido para hablar en público. Si no leíste todo lo que puse arriba, ¡hazlo!

Queda atento. En futuros artículos avanzaré sobre el problema del pánico escénico y explicaré métodos específicos para resolver el problema de los nervios.

 

Posted in: Pánico escénico

Leave a Comment (0) ↓